Salud para tu bienestar

Publicado el Feb 28, 2024

Breve historia de la anestesia

Breve historia de la anestesia

La anestesia fue un invento que cambió la medicina para siempre, de eso no cabe duda. Para recapitular, la anestesia es un tratamiento médico que ayuda a que los pacientes no sientan dolor al atravesar procedimientos médicos que suelen ser dolorosos, como una cirugía, biopsias y cuidado dental, entre otros. Gracias a estos procedimientos, las personas pueden tener una mejor calidad de vida, lo cual hace a la anestesia parte fundamental del cuidado de la salud.

Pero, ¿de dónde viene la anestesia?

La anestesia surge desde los años antes de Cristo, cuando se utilizaban sustancias como opioides y alcohol a manera de anestésicos en los procesos quirúrgicos. Uno de los primeros intentos de anestesia moderna se dio en 1844 en los Estados Unidos, cuando el dentista Horace Wells utilizó el óxido nitroso como gas anestésico para realizar extracciones dentales.

Posteriormente, en 1846, William Morton usó el éter como anestésico general en los Estados Unidos y, en 1847, James Young Simpson, del Reino Unido, hizo uso del cloroformo para anestesiar a las mujeres durante los partos. A partir de 1843, John Snow, también del Reino Unido, ya había comenzado a investigar este tipo de sustancias, y desarrolló un inhalador que permitía controlar exitosamente la administración de éter, lo que lo convirtió en el anestesista consagrado y exitoso en Londres.

Snow también investigó los avances de Simpson en cloroformo y definió el peligro de una administración incorrecta de la sustancia, que era la culpable de numerosas defunciones. En vez de la aplicación con un trapo remojado en la sustancia, Snow recomendaba utilizar un inhalador como el que había desarrollado para la administración del éter.

El uso de la anestesia para las pacientes obstétricas era considerado poco ético por la sociedad e incluso la Iglesia estaba en su contra, hasta que la misma reina Victoria solicitó los servicios de Snow para su parto y entonces la anestesia obstétrica fue aceptada por la Corona y la Iglesia.



La anestesia actual




En el siglo XX se descubrieron otros gases para anestesiar más eficientes y menos peligrosos para la salud, como el halotano, enfluorano, sevofluorano y desfluorano. Pero a la par también comenzaron a desarrollarse anestésicos intravenosos, como el barbital y el fenobarbital, y posteriormente tiopental o pentotal sódico, sustituido hace unos años por el Propofol, uno de los más usados actualmente.

Los anestésicos hoy en día se pueden administrar por vía intravenosa, de forma inhalada, por loción tópica, aerosol, gotas para ojos o parche cutáneo, y pueden producir desde la pérdida de la sensibilidad hasta la pérdida de la consciencia. Dependiendo del tipo de anestesia, esta puede ser aplicada por un enfermero, médico o un anestesista especializado.



Consulte a su médico.

Fuentes:



  1. La anestesia. National Institute of General Medical Sciences. [Internet], (s.f.). Disponible en:
    https://nigms.nih.gov/education/fact-sheets/Pages/anesthesia-spanish.aspx
  2. Historia de la anestesia: qué es y cuál es su origen. MBA SURGICAL EMPOWERMENT. [Internet], (s.f.). Disponible en:
    https://www.mba.eu/blog/historia-anestesia/
  3. John Snow, MD: anaesthetist to the Queen of England and pioneer epidemiologist. National Library of Medicine. [Internet], (s.f.). Disponible en:
    https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1325279/
  4. Anestesia. MedlinePlus. [Internet], (s.f.). Disponible en:
    https://medlineplus.gov/spanish/anesthesia.html

Califica este blog:


Comparte información médica de actualidad. Y permite que el trabajo de Weser Pharma llegue a más personas. Comparte este artículo en: